La radiografía de tórax es una prueba complementaria habitual en Atención Primaria que se utiliza para el diagnóstico de múltiples patologías. De la interpretación incorrecta de la imagen radiológica se puede derivar un diagnóstico erróneo, siendo por ello muy importante la capacitación de los profesionales médicos en esta habilidad.